Algo nace cuando uno muere.

Como si coger un avión significara ver la muerte. No es miedo ni metáfora. Es, desgraciadamente, la más cruda realidad.

Vuelvo a estar en un avión escribiendo esto y pienso si en el momento en el que este toquemos el suelo de nuevo visitaré una estación al salir del aeropuerto. Una estación donde no hay bienvenidas, donde solo se llega para que tú te despidas para no volver a verle nunca más.

El motivo de coger este avión, espero, es para lo contrario. Para ver nacer. Para recibir y no despedir. Para celebrar y no lamentar. Me niego a pensar que por tercera vez tenga que ir a despedirme.

Como sostengo, algo dejó atrás cada vez que visito un aeropuerto. Y esta vez, después de haberlo pensado y consensuado los que aquí participamos. Ponemos fin a uno de nuestros juguetes que con tanto mimo hemos tratado durante estos años. Hoy muere este blog, al menos, como lo conocemos hasta ahora.

Algo nuevo nacerá, y por aquí os lo contaremos.

Gracias por estos años. Nos seguimos leyendo.

«Si no lees no pasa nada. Si lees pasan muchas cosas»

 

 

Un comentario sobre “Algo nace cuando uno muere.

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: