Aquellos payasos tampoco tenían colores.

Nos están diciendo algo

Contaba ella en clase, cuando solamente era una niña, tuvieron que colorear el dibujo de un payaso. Ella decidió que su payaso iba a tener unos pantalones de cuadrados de colores. Como no sabía que los cuadrados se podían hacer trazando líneas perpendiculares, decidió que los cuadrados de colores los haría uno a uno. De esta manera,  acabó la clase y su payaso no estaba terminado. No tenía colores.

La profesora decidió no exponer su payaso porque no estaba terminado. El del resto de la clase sí y el suyo no. Su payaso se quedó fuera. Sin preguntar por qué, sin interesarse porque había pasado para que su dibujo no estuviera pintado. La profesora decidió que su payaso no se mostraría porque ella había hecho el vago.

No interesarse por el otro, prejuzgar, dar importancia al producto final, las notas, no comprender las situaciones del resto. No empatizar.

Lo mismo…

Ver la entrada original 327 palabras más

Anuncios

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑