Cuando los días acaban antes.

Todavía recuerdas aquellos días ideando, planificando y deseando con todas tus fuerzas que pasara el tiempo para vivir la mejor época del año, el mejor viaje de tu vida o escapar de aquel infierno que pensabas que era lo que te impedía soñar.

Aún suena el eco de la voces gritando, las copas celebrando o las risas sobresaltadas. Como si tú no debieras estar allí, como si también lo merecieras o como que ellos no tenían motivos para disfrutar. ¿Por qué son felices con tan poco?

Sigues pensando en el futuro que vendrá, en las cosas que serán. Sigues esperando algo mejor como si lo que tuvieras nunca te hubiese valido. Parece que el presente solo es el tren que debes coger para hacer transbordo, que no sirve ni te vale, y será el que te acerque al que crees que es importante, al que te lleva al destino. Un destino que no llega, un destino que no conoces.

El verano pasó. Ya no ríen, ya no suenan, ya no gritan. Todos se han ido y tú te quedas. El futuro no te llega. Descartas tu presente, como que la vida no pasa y ella te espera.

Y ahora que los días son más cortos, los golpes no se acaban.

Pero duelen mucho más.

3 comentarios sobre “Cuando los días acaban antes.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: