Supura porque nos está curando.

Cada herida que me provocas me salva el alma. Me desgarra por dentro cada vez que dices una palabra. Cada pausa que haces para coger aire para poder seguir hablando es una eternidad. Es mi miedo temiendo oirte. Son mis ganas queriendo que no sigas, queriendo que pares, queriendo que calles. De cada daño una... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑